Inicio de nuestra huerta

Nuestra historia comienza en el año 2014, cuando en la comuna 6 de la ciudad de Quibdó, específicamente en el barrio el jardín/zona minera, sector la victoria, se dio inicio al proyecto denominado Global Entertainment, convocado por Jhon Neiver Borja Robledo, joven oriundo de la ciudad de Quibdó, productor musical y abogado de la universidad tecnológica del chocó, quien con la determinante convicción de transformar realidades adversas decide sembrar una semilla por la paz, es así como surge el proyecto que a través de la música urbana buscaba contribuir a la disminución y transformación de problemáticas violentas frecuentes en la ciudad, como la participación de jóvenes en múltiples hechos delictivos y violentos, adicionalmente, brindar espacio de entretenimiento y promoción del uso del tiempo libre para estos jóvenes que día tras días se esforzaban por no ser parte activa de hechos conflictivos y de violencia, jóvenes que en los encuentros de producción y grabación musical encontraban el medio idóneo para expresarse libremente y sentir que luchaban en contra de las desigualdades sociales.
En el año 2015 el proyecto toma fuerza, diferentes personas se suman a la causa, entre estas, Leydi Manuela Mosquera Palacios, como gestora social quien después de 3 años (2018) y en pro de aportar al sueño general de contribuir a la disminución de la participación de la juventud en actos delictivos, propone y decide que se debe dar un giro y pasar a la constitución legal de un proyecto grande donde no solo se trabajen temas musicales sino también temas relacionados con expresiones artísticas, culturales y deportivas, dando vital importancia a la promoción de habilidades para la vida como herramienta transformadora de realidades, para que cualquier ser humano sea capaz de enfrentarse exitosamente a las exigencias y desafíos de la vida diaria desde los diferentes contextos; es así como surge la fundación semillas de oportunidades, convirtiéndose en la materialización del sueño de su fundadora, una joven oriunda del municipio de unguia – Chocó, quién ha realizado estudios en atención integral a la primera infancia y actualmente estudiante de comunicación social de la universidad nacional abierta y a distancia, quien junto a su pareja y reconociendo la importancia del trabajo en equipo convocan un grupo de amigos (co-fundadores) provenientes de diferentes lugares del chocó con un sueño en común y juntos deciden aunar fuerzas para trabajar desde la fundación semillas de oportunidades, organización sin ánimo de lucro, cuyo objetivo radica en brindar oportunidades para el mejoramiento de la calidad de vida de niños niñas jóvenes y adolescentes en zonas de alta vulnerabilidad, esto mediante la promoción de habilidades para la vida y visibilización de la cultura, el arte y el deporte.
El nombre de la fundación nace a partir del análisis reflexivo entre el significado del proceso de siembra de una semilla y las oportunidades que en ocasiones se presentan, en otras palabras, las semillas son esas oportunidades que estamos dispuestos a brindar (plantar) a niños, niñas, jóvenes y adolescentes para que alcances mejores niveles de vida.
Semillas que, desde la fundación, día a día nos atrevemos a plantar y regar, creyendo que a corto, mediano o largo plazo se convertirán en oportunidades de mejora de la calidad de vida de la población beneficiaria.